Estrategia de precios bajos ¿Realmente te conviene?

Seguramente has escuchado esa famosa frase “hay muchos que hacen lo mismo que tú y más barato” la cual tomo como un pretexto del cliente para pagar más barato tus productos y/o servicios. Y si bien, estamos atravesando por momentos difíciles, no considero que la estrategia de bajar los precios para ser “competitivo” sea la mejor opción. 

En ese caso, el proveedor que venda 10 pesos más barato tu mismo producto, automáticamente te sacaría del juego, sin contar claro todos los procesos que tendrías que recortar para lograrlo: despido de gente, bajar la calidad, servicios de entrega tardados, baja de marketing, etc.

Por qué en lugar de bajar tus precios para ser competitivos, no subes tu calidad, tiempos de entrega, atención al cliente, reforzamiento de marca, educación a tus leads sobre tus productos y/o servicios.

Precios bajos: Ventajas y desventajas de ser el más barato

VENTAJAS:

En ocasiones puede ser un buen gancho, pero no la mejor estrategia, te sería insostenible.

Produce más ventas: Es obvio que al bajar el precio de tu producto o servicio, más personas se verán atraídas a comprar para aprovechar la oportunidad, por lo que el número de ventas se disparará. 

Llega a otras audiencias: Es excelente forma de alejar a los clientes de tus competidores y hacer que te compren. Esta estrategia está orientada al público que es más sensible a la economía; tú puedes darles la oportunidad de tener lo que necesitan a un precio más bajo.

 

Desventajas

Te dejamos las principales desventajas de esta estrategia.

Puede afectar tu marca: Si bajas los precios sin antes analizar bien tus objetivos y la situación actual de tu empresa, podría afectar la imagen de tu marca. Es mejor que analices previamente de qué manera bajar los precios de tu producto o podría dañar el modo en que tus clientes te ven.

Puedes perder clientes nuevos: Una vez que bajas los precios habrá que subirlos de nuevo y en ese proceso es probable que pierdas clientes que habías atraído. Para ello es importante que la recuperación del precio original lo hagas de manera gradual y de forma justificada.

¿Cómo competir contra precios bajos?

Una vez que hemos analizado las ventajas y las desventajas de los precios bajos, es probable que aún no estés seguro si dicha estrategia sea adecuada para tu marca. Antes de decidir, es importante averiguar si los clientes que quieres atraer son los mismos que tiene tu competencia. Si es así, es muy probable que te encuentres en un escenario de rivalidad de precios bajos. 

Reconocer que estás en una competencia de precios bajos es el primer paso para comenzar con una estrategia que te ayude a ganar más clientes. A continuación te damos algunos consejos para competir contra la estrategia de precios bajos:

1. conoce PERFECTAMENTE a tu competencia

Es más fácil competir contra alguien que conoces que contra alguien que no. el conocer a tu competencia y tenerlo monitoreado te ayudará a anticipar el próximo movimiento, identificar y conocer las estrategias.

 

2. Mejora la atención a cliente 

Encuentra soluciones creativas en tu estrategia de atención al cliente  que te diferencien de la competencia. Chats en tu página. atención via WhatsApp, asistencia vía telefónica, video tutoriales, no se… “Échale coco”, se creativo.

3. pregúntate¿Por qué?

¿Por qué la competencia es más barata que tú? y formula hipótesis, tal vez tiene mejores proveedores, o publicidad más efectiva y optimizada, tal vez son mas chafas y eso el cliente no lo sabe. Todo eso, es lo que tú debes analizar, mejorar y comunicar a tu cliente.

4. Céntrate en el cliente

La persona más importante para tu negocio es el cliente; por ello es importante mejorar la relación que tienes con los clientes y mantener una comunicación clara y efectiva durante todo el proceso de venta. Demuéstrales a tus clientes que eres la mejor opción a través de una estrategia efectiva de comunicación, publicidad y atención.

5. Haz lo necesario para que tu cliente se acuerde de ti

Y aquí me refiero a los canales de comunicación: Página web, redes sociales, anuncios en diferentes plataformas, diles a tus clientes tus ventajas, en que los puedes ayudar… “CACAREAR EL HUEVO” o como decía mi abuela “santo que no es visto no es venerado.

Espero te haya servido este consejo, y si así fue, compártelo a otros emprendedores y empresarios a los que les pueda servir.